El blog de la Patosilla ~~ Be careful, don't be Patosilla ~~











{7 junio 2011}   Centro comercial

La Patosilla sigue dando guerra, lo que pasa es que ya no cuenta sus experiencias, pero porque no se acuerda.

Así que he decidido explicar una experiencia propia que me pasó yendo con ella hace un par de meses.

Estábamos en un conocido centro comercial que no voy a decir el nombre:

La Patosilla quiso mirar televisiones de LED, aunque pudiera ser posible, no rompió ninguna ni tiró ninguna al suelo, estaría en su línea.

Después de mirarlas, se encaminó a un tipo de mesita para poner el portátil en el sofá, una mesita que la puedes poner encima de ti y también sirve como bandeja. La Patosilla dijo “Me gusta esto” y al moverlo, se enganchó un hilo de su bufanda en esa mesita, pero ella no se dio cuenta, tuve que avisarla de que no tirara, porque la podría liar parda, pero ella no se dio cuenta hasta que notó el peso de que iba a empezar a arrastrar alguna cosa, yo no sabía como avisarla sin llamar la atención… ella quiso deshacerse de la maldita mesita y tiró y tiró, en vez de tener un poco de paciencia, estiró tan fuerte que dejó media bufanda enganchada en la mesita y salió corriendo, creyendo que nadie la había visto, seguramente los de las cámaras de seguridad se siguen partiendo de risa, yo aún paso vergüenza ajena al acordarme.

La cosa no acabó ahí, ya que teníamos que ir a coger unos muñecos de la sección infantil (no eran para la Patosilla), estos muñecos estaban en un tubo expendedor, y los muñecos que queríamos estaban muy atrás, lo que requería tener que quitar unos cuantos antes de conseguir el que queríamos, la Patosilla empezó a llenarse de muñecos las manos y los brazos, hasta el punto que ya no le cabían más y se le iban cayendo, en plan gac humorístico, al agacharse a coger uno, se le caía otro, y así sucesivamente… pero, llegó la hora de dejar los muñecos, miles de ellos que estaban por todo el cuerpo de la Patosilla, había dos maneras de hacerlo, la fácil y la difícil, ¿cuál escogió? Lógicamente, es la Patosilla, escogió la difícil… en vez de ponerlos por el hueco inmenso que había encima del tubo y estaba destapado, ella quiso ponerlos por donde los había cogido, empujándolos hacia dentro todos los que había, yo creo que en algún momento se hizo daño, después de observar la situación que estaba viviendo, y sin pensar en coger el móvil y grabarla, salí del estado de shock en el que estaba y me decidí a ayudar a la Patosilla, cogí un muñeco y lo metí por su sitio lógico, a lo que ella me miró con cara de “comorrrrrrrrrrrrrrlllllllll?????????”, roja como un tomate y después de colocar como pudo los muñecos, volvió a salir corriendo, los de las cámaras de seguridad aún están riendo…

Anuncios


{19 mayo 2010}   Una tarde con la Patosilla
El pasado 13 de mayo nos decidimos a sacar de paseo a la Patosilla por Barcelona, nos fuimos a un concierto con ella, del cual ella decía que no le gustaba nada como cantaba el grupo, pero igualmente se decidió a venir porque le apetecía irse de concierto.

A parte de patosilla, descubrimos que también es gafe, como le pudieron y nos pudieron pasar tantas cosas en una tarde??

La cosa ya empezó desde buena mañana, cuando nos enteramos que el grupo se separaba! “Pero qué seto??”, la Patosilla compra una entrada y disuelve el grupo! Ya sabéis, si odiais a un grupo y queréis que desaparezca, llevarla con vosotros a ver un concierto.

Todo empezó a torcerse a la hora de ir hacia Barcelona, empezó a llover de manera desmesurada, una tromba de agua que apenas se veía la carretera, todo por culpa de su gafe… Habíamos quedado para ir juntos con la Patosilla a dejar los coches en un sitio y coger sólo uno para ir hasta el concierto, cuando ella no salió a tiempo y por mucho que se le esperara no era capaz ni de ponerse la chaqueta bien puesta, siempre del revés, así que dijo “iros! que yo ya tengo apuntado como llegar a donde hemos quedado!!!!”, y como insistió, así hicimos, pero cuando estábamos llegando a ese sitio recibo un SMS de ella “hazme una perdida…” , la llamé, ya que yo estaba en el coche y me dice “llueve mucho! y lo peor es que el papel donde lo tenía todo apuntado, no sé que le ha pasado que se ha mojado y no se entiende nada!!!”

Claro Patosilla… Cómo no! liándola! Le doy nuevas indicaciones y al cabo de media hora, llegó a un sitio y le dijimos “quédate ahí! ya vamos a por ti”, pero… en ese lugar había una tremenda cola de coches que jamás había habido ahí, me decidí a ir por otro sitio y decirle “estás donde la caravana, verdad?” y ella dijo “no lo sé, puede…”, PATOSILLA!!! ves al menos una cola de 20 coches o más en un pueblo y “puede” ser una caravana nada más???????

A duras penas, vimos a lo lejos “algo” tapándose con un chaleco rojo para no mojarse, era ella… bien! lo conseguimos! pudimos recoger a la Patosilla, aún podemos llegar al concierto…

El viaje, aunque parezca mentira, pasó sin problemas, aunque la Patosilla nos iba explicando miles de historias, que mi cerebro aún está procesando, demasiada información para un viaje de menos de una hora…

Bien! Aparcamos el coche! Vamos a dar una vuelta y a buscar algún sitio para merendar/cenar antes del concierto, a poder ser un kebab que apetecía… encontramos dos, uno tenía muy buena pinta, así que nos decidimos por ese, hasta que íbamos adentrándonos en el local… con el gafe de la Patosilla aquí pasará algo… el local con paredes rojas, cada vez más oscuro, más suciedad…. una pecera… nos sentamos al lado de la pecera, con unos peces que yo creo que eran transgénicos de la mierda que tenía esa pecera y lo grandes que eran, además se acercaban a la Patosilla para que les salvara y le miraban con cara de pena, la Patosilla casi lloraba de pena… El local cada vez era peor, a medida que pasaba el rato, y si te ibas fijando en las sillas, el suelo, los cristales, la mesa… acababas por no comer bocado… Patosilla… seguro que si te hubieras quedado fuera, el local habría sido un kebab 5 estrellas…

Una vez salimos de ese local, nos decidimos a ir a tomar una cerveza en algún sitio en condiciones antes de entrar la concierto, la Patosilla cada vez se iba animando más y más (no paraba de hablar!), llegó la hora de la apertura de las puertas y fuimos hacia allí, cuando subimos por unas escaleras para ir a la sala de conciertos, ella iba detrás y no había visto a un chico que daba invitaciones a cerveza gratis, y cuando se acercó el chico a darle su invitación, gritó “JODER! QUE SUSTO ME HAS DADO!”, el chaval la miró con cara de “está muy loca!”, impresionante el grito y el bote de la Patosilla, y el descojone nuestro, siempre liándola!

Pasó otra prueba, la Patosilla y nosotros llegamos a la sala de concierto, entonces volvió a hacer de las suyas, dando un manotazo al compañero y tirándole toda la cerveza por encima. Cómo no… Algo tenía que hacer, llevaba como 20 minutos muy tranquila sin liarla…

Empieza el concierto y el gafe volvió a apoderarse de la Patosilla y esta vez recibió hasta el grupo, no contenta con separarlos, la Patosilla consiguió que los plomos del escenario se fundieran y durante unos 20 minutos de concierto, el grupo tuvo que tocar sin luz, sólo con la luz de la sala, algo raro, pero qué querían? Estaba la Patosilla. Pero… luego por qué tuvo que fallar el micro??? Por la Patosilla, como no… pobre grupo, el último concierto que dan en Barcelona, y por culpa de la Patosilla se separan, se quedan sin luz, el micro les falla…

Seguro que me dejo algo de esa tarde, pero ya sabemos que la mente humana es muy selectiva y hay cosas que es mejor olvidar por completo y borrar de la mente…

Si recopilamos, en una tarde, la Patosilla deshace un grupo, pierde las indicaciones de como llegar a un sitio, no hay manera de encontrarla y hace liar a la peña para que la vaya a buscar, nos mete en un antro a cenar, la asusta un chaval que reparte invitaciones, tira la cerveza por encima de alguien, funde los plomos de un concierto, rompe los micrófonos… y a la vuelta… otra tromba de agua que apenas se veía la carretera!

Encima la Patosilla ya vuelve a querer que vayamos de concierto… Alguien se atreve a ir con ella???

Durante el transcurso de todas esas horas, la Patosilla nos explicó muuuuuuuuuuuchas más de sus historias, muchísimas de ellas no aptas para ningún tipo de blog, así que es posible que nunca salgan a la luz… Por el bien de todos…

Ah! Según la Patosilla, no se emborracha fácilmente, necesita más de 2 litros de cerveza para hacerlo, aunque con 2 cervezas ya empieza a contar muuuuuuuuuchas cosas!


{10 mayo 2010}   Zumo? No, gracias

Si somos unos invitados en casa de la Patosilla, mejor tomar algo envasado o enlatado, jamás le pidáis que os haga un zumo ni aunque os lo ofrezca…

Siempre de buena fe, la Patosilla se decidió por hacerle un zumo de naranja a alguien, así que ella cogió una naranja y fue directa al exprimidor…

pero el exprimidor no funcionaba, el exprimidor de los chinos que no vale nada! ya no funciona! qué putada! ahora como hace la Patosilla un zumo???

La verdad es que si la hubiera chafado contra la pared y hubiera puesto un vaso debajo, le habría salido mejor de lo que le salió de la manera en que lo hizo…

Ella vio algo en la cocina que le podía servir, y se dijo: “voy a usarlo! es un electrodoméstico que podría usar perfectamente para esto! estoy salvada!”, pero a la vez que iba a usarlo, vio que debía hacer algo previamente, y lo hizo, peló la naranja y… LA METIÓ EN LA TRITURADORA PARA HACER ZUMO!

Con todos los restos de la piel de la naranja y todas las pepitas, la trituradora hizo un “grumo” que ella consideró “zumo”, total, sólo es cambiar un “gr” por una “z”, y es de naranja, así que… se lo dio a beber a la otra persona, que ya de por sí pondría cara rara al ver semejante “zumo”, aquello sabía a rayos, logicamente, amargo, pastoso, con restos de pepitas… eso no podría tragarse ni con todo el azúcar del mundo, y mucho menos beberse…

Creo que ese mismo día compraron un exprimidor bueno, en una tienda de electrodomésticos…

Si la Patosilla hace zumo con una picadora… Cómo picará la carne para unos macarrones?

Cuando yo voy a casa de la Patosilla, intento tomarme el lujo de coger las cosas por mí mismo, por lo que me pueda pasar, además la última vez aprendí que hay que tomar cosas diferentes de lo que toma la Patosilla, ya que si es lo mismo, y aunque tú le digas “esta es mi cerveza”, ella la coge y se la bebe, aunque tenga la suya a medias al lado… ah! un consejo, si os pasa esto último no se lo digáis mientras bebe directamente de la botella, porque se dará cuenta, se reirá y te devolverá dentro de la botella lo que ha bebido…



{10 mayo 2010}   Patosilla Vs. Superglue 3

¿Qué puede pasarle a la Patosilla cuando se pelea contra un bote de super glue?

 

Todos podemos imaginar cualquier barbaridad, y el caso es que cualquiera de ellas podría ser posible, pero esto es lo que pasó…

Con toda su buena fe, la Patosilla quería decorar un casco que le había comprado a su hermano pequeño para la bici con unas pegatinas (la verdad es que era la manera cutre de no comprarle el casco caro), así que se decidió a ponerle unas pegatinas y para que no se despegaran, lo hizo con superglue. No, no se quedó pegada al casco con las dos manos eso habría sido casi lo normal.

Para que quedara todo perfecto, ella lo quiso hacer bien y no quería que se notara el superglue, así que cogió un palillo para extender el pegamento antes de enganchar lo que quería, pero… una vez acabó de extender le pegamento, para no dejar el palillo encima de la mesa y que se quedara pegado, algo pasó por su cabeza, más bien, no pasó ese algo que tendría que haber pasado, y automáticamente se puso el palillo en la boca y lo aguantó con los labios mientras pegaba lo que tenía que pegar.

Sí, se dio cuenta tarde, se le había quedado pegada la boca, no podía abrirla, no podía expresarse, cuando por fin alguien entendió lo que le sucedía, consiguieron desenganchársela, aunque se quedó con todos los labios pelados durante unos días.

Todos nos hemos pegado los dedos con superglue, incluso para probar cuando éramos pequeño si realmente pegaba todo y lo hacíamos expresamente, pero , a nadie, excepto a la Patosilla, se le ocurrió ponérselo en la boca.

Pasa hambre la Patosilla? Quería probar el sabor? Quizá quería adelgazar y pensaba que si cerraba completamente la boca no podría comer? En boca cerrada no entran moscas? Casi conseguimos que no diga nada más la Patosilla?

Algún día sabremos como funciona el cerebro de la Patosilla?



Hola! Estamos de vuelta, después de mucho tiempo, parecía que la Patosilla se había calmado y que se había vuelto una persona normal, pero lo que pasa es que hay cosas que no deja explicarlas y de otras que misteriosamente, se olvida y no se acuerda, curioso, verdad?

Ay Patosilla! Si allí donde vas triunfas!

¿Qué le has hecho a tu amiga este fin de semana pasado que la tenías acojonada? Normal, yo siendo amigo de la Patosilla también lo estoy cuando se acerca 😉

Su amiga estuvo toda el fin de semana de los nervios, pensando que alguien quería amargarla y putearla de por vida, y de una manera de muy mal gusto, seguro que no quería salir de casa, ni siquiera, y es que la Patosilla, una vez más, la lío…

La Patosilla aparcó el coche justo al lado del coche de su amiga y se dijo a sí misma, “Oh! El coche de mi amiga! Y tiene los cristales sucios! vamos a dejarle un mensaje!”

No se le ocurrió ponerle nada más que: “HOLA (nombre)      TE QUEREMOS”, donde además puso el nombre real de su amiga. Parecía una cosa totalmente inocente, hecha con cariño y sin maldad, como todo lo que hace la Patosilla, pero ahí había algo más, algo oculto, digno de estudiar por Cuarto Milenio… que descubrió su amiga al llegar al coche sin saber que la Patosilla había pasado por allí…

La amiga encontró su coche rayado, con el retrovisor y el intermitente roto, y con ese mensaje tan alentador… “TE QUEREMOS”… Qué miedo… La amiga pensó que alguien quería putearla, quería acosarla, quería hacerle algo malo, un mensaje de “amenaza”… Menos mal que no fue a la policía, sino estaría ahora mismo visitando a la Patosilla en la cárcel…

Qué buena amiga la Patosilla que sólo quería dejarle un mensaje alentador, pero no se había dado cuenta de que el coche estaba en semejante estado, así que cuando su amiga le contó “me han roto el coche y encima me han dejado una nota escrita que daba miedo”, no pudo hacer otra cosa la Patosilla, que apiadarse de la amiga y reírse sin parar hasta llorar. Muy bien Patosilla! Haciendo amigos!!!!!

Pero, la Patosilla no me lo quiere reconocer, yo tengo mi propia teoría y no me extrañaría nada que fuera cierta: La Patosilla bajó de su coche y vio el coche de su amiga, le escribió el mensajito cariñoso en el cristal y cuando se quería alejar del coche, se le enganchó el bolso con el retrovisor y se cayó al suelo, rompiéndolo, pero no sin antes ella pasar la llave de su coche por el lateral del de su amiga y rayárselo todo.

Esto es más de la Patosilla, aunque ella no lo quiera reconocer…

Ánimo Patosilla, sigue así, que esto tiene que revivir!!!



{12 enero 2010}   Guía Campsa

Antes de acabar el año, la Patosilla la volvió a liar, recordemos que ella se apuntó a un curso en el que no recibió contestación de si estaba aceptada o no, y se presentó por todo el morro, y consiguió su plaza. Bien, pues esta historia pasó un día antes de Navidades al salir del curso. Iba con un compañero y decidieron ir a comprar unos regalos a un centro comercial, cogieron el coche y la Patosilla iba de copiloto, así que había una Guía Campsa en el coche que la Patosilla tuvo que mirar para hubicarse y encontrar el centro comercial en cuestión.

La Patosilla es capaz de estar esperando en una estación de tren de un sitio donde no hay estación de tren, así que podemos pensar que algo hizo en ese momento.

¿Como era posible que las calles cambiaran tanto? ¿Como podía ser tan diferente? ¿Como acabaron en el mismo sitio de salida después de dar unas cuantas vueltas? Algo inexplicable…

Según me acaba de decir la Patosilla, palabras textuales: “a mi favor hay que decir que la guia estaba mal hecha y desactualizada”

Patosilla, tengo que decirte, que mi GPS lleva meses desactualizado y que llego a los sitios tarde o temprano, aunque me meta por carreteras de curvas, pero llego…

¿La Patosilla creía que habían cambiado el nombre de todas las calles? ¿Por qué faltaban calles? ¿O por qué sobraban? Hasta que por fin se dio cuenta… y pensó… “andaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa, que yo estoy en Barcelona y estoy mirando el mapa de la guía de Madrid!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!”

Claro, claro, Patosilla, la guía desactualizada y mal hecha… menos mal que no te diste cuenta más tarde cuando estuvieras en Zaragoza o ya en Madrid delante de las Torres Kio o de la Cibeles. Me imagino a la Patosilla de copiloto mientras pasa por el desierto de los Monegros: “Pues menudo parking tiene este centro comercial, y encima sin asfaltar, lo mejor es que no tendremos problemas para aparcar!”

Como preguntando se llega a Roma… Una vez se dieron cuenta de la nueva patosidad, tuvieron que preguntar para llegar, lo raro, es que siendo la Patosilla, no preguntara directamente por Roma y acabaran en el Coliseo Romano… y esta vez sí que llegaron



{29 diciembre 2009}   La sopa

¿Qué puede pasar si se juntan la Patosilla, una mochila, un bol de sopa para la comida, una crema catalana y un suelo?

Pues como en un programa de Bricomanía, si se juntan estos utensilios, se tiene una desgracia, como siempre…

Hace dos semanas, la Patosilla fue al trabajo y se llevó la comida, en una mochila su bol “bien cerrado” lleno de sopa, porque ya hace frío y qué mejor que comer algo calentito, y de postre una crema catalana. Pues nada más entrar al trabajo, puso su mochila con su comida encima de la mesa, bueno, más bien encima del suelo, porque enseguida se cayó y la volvió a liar, ya me imagino todo el departamento lleno de sopa a las 8 de la mañana.

Y tampoco se pudo comer el postre. Ay, Patosilla! Con lo contenta que ibas tú con tu comida y tuviste que comer esa comida que dices que estaba tan mala en el comedor…

Tranquila, que ahora podrás comer tranquilamente con la familia en Navidades y seguro que no te dejan que te acerques a ningún plato, ni llevarlo a la mesa…

Lo peor, es que la Patosilla llegó a casa con la mochila llena de sopa “seca” y la dejó en la mesa de la cocina para limpiarla, y se acordó un poco tarde… digamos… que una semana tarde… como estaría aquello???? y el olor?? a que huele la sopa reseca de la Patosilla? sum sum sum sum…

Feliz año nuevo de parte de la Patosilla



{18 diciembre 2009}   No hay salida…

Después de un parón y de varias semanas de descanso, volvemos con nuevas historias de la Patosilla, hemos dejado que siga haciendo de las suyas, no es que le haya pasado nada a la Patosilla, ella sigue igual, en su línea… Así que volvemos en Navidad como el turrón.

Ésta es la historia de hace un mes y medio más o menos, la Patosilla estaba en casa de una amiga de su madre, que vivía en un segundo y a nuestra amiga le esperaban en la calle, así que la avisaron mediante una perdida o dos, o tres, para que no se entretuviera.

Así que la Patosilla salió rauda y veloz escaleras abajo hacia la salida, vio la puerta abierta en un pasillo…

y allí que se fue ella, cuando se cruzó con un chico pero no le dio importancia, ya que ella tenía prisa, cuando cruzó la puerta de la salida se dio cuenta de que la calle era diferente… “por qué había un pasillo interior dentro? por qué estaba decorado como si fuera un recibidor? por qué había un comedor?”, la Patosilla no entendía que había pasado, a lo mejor había cruzado un agujero temporal o dimensional y se encontraba en otro lugar, a lo mejor comió cosas que no debía…

Pero oyó la voz del chico que le decía “Pasa, pasa, no te cortes…”, el chico seguro que estaba ya con sonrisa de oreja a oreja pensando que había ligado sin hacer nada y sin llamar a nadie, entonces la Patosilla se dio cuenta que se había equivocado de piso, tenía que bajar uno más para salir a la calle y ella se metió en casa de un chico que salía de ella…

La Patosilla se quería morir de la vergüenza, así que se dio media vuelta muy digna, como siempre y fue escaleras abajo, eso sí, esta vez si fue a la calle…

Patosilla!!!! Por dios… Ya te equivocaste una vez y te metiste en el coche que no era, ahora te haces Okupa de casas…

Como podemos observar, la Patosilla no cambia…

FELIZ NAVIDAD DE PARTE DE LA PATOSILLA



{27 octubre 2009}   La clase

Esta tarde la Patosilla se va a cubrir de gloria, y lo mejor de todo es que ella sabe que va a hacerlo.

La Patosilla se apuntó a un curso con un compañero suyo, el caso es que su compañero recibió notificación de que fue aceptado pero ella no recibió nada de nada, pero como ella es muy chula, va a presentarse en el curso por todo el morro…

Qué le pasará a la Patosilla? Hará lo posible para entrar en ese curso… Discreta no será, porque hay muchas posibilidades de que sea la única chica del curso.

Patosilla! En el curso te conocen, saben que te comes los bolígrafos, no te quieren allí, por eso no te han dicho nada! Qué pasará cuando entre la Patosilla y ocupe el sitio de alguien que sí tiene plaza?

borja57-dibujo-pupitre1

Patosilla, estamos contigo! Queremos que expandas tus fronteras pero ellos no, están en contra tuya, por si quemas la clase, por si te resbalas y te empotras contra las mesas.

Pero… Qué pasará si alguien que tiene plaza no va y el profesor mira la lista y ve que en vez de “Manolo” está “La Patosilla”? Por favor, Patosilla, espero que no estés afónica porque cuando pasen lista y tu digas “Manolo no está pero estoy yo!” con voz de Carmen de Mairena, se pueden pensar cualquier cosa.

Hoy será el primer y último día del curso? Cerraran el sitio donde se imparte el curso a causa de la Patosilla? Ella nos lo contará mañana…

 



{21 octubre 2009}   La mesa del bar

¿Qué le puede pasar a la Patosilla comiendo en el bar del trabajo? Se sabe que cualquier cosa inimaginable, pero esta vez parecía que ya había acabado de comer y todo estaba en salvado, no iba a pasar nada, la Patosilla lo había conseguido…

El otro día estaban comiendo juntos la Patosilla y un compañero de trabajo en una mesa un poco grande en el bar…

img

(podemos imaginarnos la escena como esos dos personajes, está claro que ella es PATOsilla   XD)

La Patosilla dijo “vamos a volver al trabajo” así que ella toda decidida se levantó para volver a sus cosas, pero cual apisonadora y además mirando hacia atrás, se llevó una mesa por delante, moviendo todo el comedor de sitio, todo el mundo, se giró a mirarla, pero como están acostumbrados, no le dijeron nada… cuando ella se giró para ponerla bien se dio con el pico de otra mesa…, se podría haber asemejado a una pelota de pinball, rebotando contra las mesas, sillas, gente, tirándose todo por encima, metiendo manos en platos de comida de la gente que estaba alrededor, todo para no caerse al suelo, habría sido posible…

Seguramente, le salió un morado en la pierna, ya que se la dejó en el último golpe, pero una vez “solventado” el problema, como sabemos que ella es muy digna, salió del comedor con la cabeza bien alta, como si nada hubiera ocurrido.



{6 octubre 2009}   Amenazas y Karts

A finales de mes, en el trabajo de la Patosilla se organiza una carrera de karts, y la Patosilla participa, tiene un “pique” personal con uno de sus compañeros y se van a ir a putear la una al otro…, tanto, que su compañero le ha dicho que va a acabar así pero con el kart

moto

Como conocemos las historias de la Patosilla, sabemos que es posible que acabe así sin necesidad de “tenderle ninguna trampa”. Aunque ella sí que haría trampas para derribar a sus contrincantes.

Ella ha jugado varias veces a Mario Kart y va a entrenarse con él hasta el día de la carrera, ella tiene fijación por tirar cosas a la carretera y se centra en esta táctica del juego:

mario kart

Y visto el post de ayer… Ella no usará plátanos, ella tirará su ropa interior a la calle para que todos se resbalen, estoy desvelando una de las tácticas secretas de la Patosilla para ganar la carrera… Claro, que antes tiene que aprender a llevarlo sin estamparse contra nadie, nada o ir marcha atrás, que es lo mas probable.

Sabemos que la Patosilla sería la típica persona del chiste:

Noticias en la Radio: “Advertimos a todos los conductores que hay un loco en contradirección en la autopista”

Patosilla: “Uno sólo???????????????????????????????????????????????????????????????”

Creo que ese día me llevare la cámara de fotos y grabaré un video para colgarlo XD



{5 octubre 2009}   La emancipación

La Patosilla se ha emancipado y lleva una semana haciendo traslado de sus cosas a su nuevo piso, y como no, algo tuvo que hacer.

Durante las idas y venidas y movimientos de cajas, muebles y demás, la Patosilla fue perdiendo cosas por la mitad de la calle, esta vez, la Patosilla transportaba una cajonera, pero el último cajón es traicionero y la Patosilla no se dio cuenta de que se quedó abierto, cuando de repente… empezó a perder cosas de él en medio de la calle, no podría haber sido otro cajón que el de la ropa interior… así que la Patosilla perdió un par de tangas por el camino…

censurado

Menos mal que su hermana iba detrás y se dio cuenta de lo ocurrido, ya sabemos que la Patosilla siempre tiene que ir vigilada allá donde vaya, aunque esto de ir perdiendo ropa íntima, ya es lo último…

Si hubiera habido un cutre-famosillo tipo Jesulín, en el que las chicas les tiran los tangas, pues seguramente habría tenido sentido eso de ir tirando la ropa interior por allí donde fuera… pero tirarlos así como así…

Patosilla!!!! Disfruta de tu independencia y vigila tu ropa que cualquier día sales a la calle sin ella!



{2 octubre 2009}   La pelota desinflada

Esta historia es de las más actuales que le ha podido suceder a la Patosilla, le ocurrió antes de ayer

Le sucedió en una gasolinera, no es que se dejara la manguera de la gasolia puesta en el pitorro del deposito y saliera zumbando con el coche, que seguro que lo ha hecho alguna vez…

Esta vez, la Patosilla, como buena hermana que es, vio que en la gasolinera vendían pelotas y le compró una a su hermano pequeño, pero la putada es que venían desinfladas y así que ella se dispuso a inflarla.

 

img

Así que ella, toda contenta por la sorpresa que le iba a dar a su hermano pequeño, fue a la máquina de aire de la gasolinera y con la manguerita, intentó una y otra vez inflarla, pero aquello no funcionaba bien, pero ella lo tenía que conseguir… misteriosamente, al lado había otra manguera igual, así que se dijo “no puede ser que las dos mangueras no funcionen, voy a usar la otra”, así que la cogió y apretó con todas sus fuerzas, cuando un chorro de agua le saltó y le mojó entera…

Sí, la Patosilla no se había dado cuenta de que una manguera era de aire y otra de agua… Muerta de risa al verse en la situación, y seguramente pensando en que su historia quedaría reflejada en el blog, se metió en el coche empapada y muerta de risa, y pensando que me lo tenía que contar.

Pobre hermano suyo, se quedó con la pelota sin inflar… Patosilla, menos mal que aún no es invierno y no pasa nada por mojarse un poco, que eso lo llegas a hacer en Navidad y te puede dar algo…

Patosilla, fíjate bien la próxima vez en las instrucciones y donde pone “AGUA” (es para el agua) y donde pone “AIRE” (es para el aire)

20071021223554-imagen110



{30 septiembre 2009}   Parking

Ésta es una nueva historia que tuvo la Patosilla que tiene que ver con su coche, de nuevo, ¿os acordáis cuando se metió en la autopista sin dinero ni tarjeta de crédito, o cuando va a descubrir nuevos pueblos, o cuando se mete en coches de desconocidos, o cuando arranca el coche cuando sus amigos van a coger algo del maletero?

Pues esta vez ella tuvo una trifulca con una máquina del demonio, que seguro que la creó él para que ella nos brindase una de sus excelentes patosidades. Esta vez, su coche estaba a buen recaudo en un parking y llegó la hora de pagar, entonces fue cuando hubo el combate… Patosilla Vs. Cajero del Parking, aunque el cajero ganó el dinero de la Patosilla, perdió al verse enfrentado con ella… parecido a éste fue el elemento que sufrió sus patosidades:

cajero2

Iba la Patosilla con su amiga a pagar, tan feliz, con la tarjetita del parking y su tarjeta de crédito cuando ella metió la tarjeta del parking y supo el importe a pagar, ya estaba en el último paso, todo estaba saliendo bien, pero… ¿por qué no coje la tarjeta de crédito el cajero??!! La Patosilla ya se estaba poniendo nerviosa, no había ninguna intención por parte del cajero de tragarse su tarjeta de crédito, el agujero estaba bien? entraría bien la tarjeta?

Me imagino que se liaría una cola tremenda, gente cabreada esperando a pagar, maldiciendo a la Patosilla y todo su mundo.

La Patosilla ya no sabía que hacer, y como buena profesional buscaba las teclas de Ctrl+Alt+Supr para reiniciar ese maldito cajero. Pero en algún lugar escondida estaba la solución, ¡HABÍA UNA RANURA ESPECÍFICA PARA LAS TARJETAS DE CRÉDITO!, la Patosilla estaba intentando meter la tarjeta de crédito por la misma ranura que la tarjeta del parking!

Es que lo hacen todo taaaaaaaaaaan complicado… Seguramente la Patosilla pagó hora y media más de parking, y la gente que había detrás también.  Así que si alguna vez vais a pagar a un cajero, comprovad que la Patosilla no esté cerca, porque sino estáis perdidos…



{29 septiembre 2009}   Gomas para el pelo

Estamos de vuelta a la espera que la Patosilla siga haciendo de las suyas, espero que en estas “vacaciones” haya tenido tiempo de liarla aún más.

Recordemos que la Patosilla es una chica presumida, capaz de pintarse los labios de color azul para ser más fashion (aunque lo haga con mi boli). Esta vez, ella fue a comprar gomas para recogerse el pelo

208119_gomas_de_pelo

 Como ella es una chica que tiene que mirar por sus ingresos, y total, por unas gomas de pelo…, fue a comprar a un bazar chino, se dedicó a mirar las que le gustaban, vio una bolsa de unas cien gomas, parecía algo interesante que comprar, con eso tendría para casi toda la vida.

products

Así que la Patosilla cogió la bolsa y la inspeccionó, tanto la calidad de las gomas, como los colores, se imaginó con cada una de ellas puesta a ver que tal le quedaban, pero claro, la Patosilla tenía que ir a más, no sé como lo haría, que se le abrió la bolsa y la mayoría de las gomas saltaron por todos lados, así que no tuvo otra cosa que hacer que recogerlas todas.

Según la Patosilla, la china la vio y se rió de ella… A ver, Patosilla, no creo que la china se diera cuenta del destrozo que ibas a hacer en la tienda ya que con los ojos tan cerrados no ven nada, y si dices que se reía… los chinos siempre se ríen… sino diles cualquier cosa y asentirán y se irán riendo, son algo parecido a los Pitufos que siempre van riendo porque la hierba les hace cosquillas en los huevos (creo que esto no viene al caso, no?)

A este ritmo, a la Patosilla no la dejarán entrar ni en gimnasios, ni en cocinas, ni en piscinas, y ni en tiendas de chinos…

Sólo una cosa más… Patosilla, si compraste esas gomas, revísalas bien, ya que recuerdo que hace tiempo saltó la alarma de esto:  http://www.lahoradelpintxo.com/2009/04/14/%C2%BFgomas-de-pelo-del-chino-hechas-con-preservativos/



{10 septiembre 2009}   En forma con la Patosilla: Esquiando

Sabemos que a La Patosilla le gusta estar en forma, como ha demostrado, apuntándose a un gimnasio, o intentándolo, nadando, yendo en bicicleta, o caminando a sitios lejanos (en verdad cercanos), sólo que con alguna que otra vuelta de más o por los caminos más complicados.

Pues esta vez, La Patosilla decidió irse a esquiar, seguramente ya fue toda una aventura ponerse todo el traje de la nieve, y no me quiero ni imaginar la que pudo liar poniéndose las botas y los skies, en fin…, acabo de entender por que las botas de los skies son duras, pues para que La Patosilla no te clave un palo en el pie, y no se lo clave ella tampoco, por esa misma razón se llevan gafas

Pero el problema aquí vino cuando cogió un telearrastre, seguramente del mismo fabricante que la silla de su trabajo, que la impulsó casi hasta fuera de la órbita terrestre. Podemos imaginarnos a La Patosilla como quien sale en la siguiente imagen:

untitled 

Quizá sea todo una conspiración, porque según la Patosilla, el problema también fue un “simpático” monitor de sky.

Los hechos fueron estos:

La Patosilla se iba a subir al telearrastre y estaba muy nerviosa, y el monitor le dijo “Ves aquel árbol de allí arriba?”, La Patosilla asintió, y le dijo “Pues allí te sueltas”, pero La Patosilla no estaba mirando al árbol que le señalaba el monitor, sino a uno a mitad de pista, así que ella, en cuanto llegó al árbol que ella creía, se soltó, con tal mala pata, que se fue para atrás, cuesta abajo y de espalda. Totalmente asustada se tiró al suelo, para no irse más para atrás, pero había gente que casi le pasaba por encima y tuvieron que esquivarla como pudieron.

Hasta que llegó un simpático monitor y le dijo “Tú aquí no puedes estar!”,  y ella le dijo “Ya, pero no me puedo levantar…”, llena de golpes y todo mal puesto, y el monitor la cogió, la levantó a mala leche para apartar a semejante Patosilla de allí.

Pero ella, tan digna como siempre, bajó lo que quedaba de pista.

Seguramente iría a Baqueira a skiar y en el mismo telearrastre se encontró con el rey y le dijo “La reina y yo estamos muy satisfechos de no habernos estampados con La Patosilla”

Desde entonces, La Patosilla no ha vuelto a la nieve, a este paso, La Patosilla no volverá a ningún lado…

Patosilla!! Sigue intentándolo, encontrarás el deporte perfecto para no tener ningún problema!

PD: Esta vez sí, el blog se va de vacaciones hasta el 28 de septiembre, pero seguirán abiertos los comentarios de todos los posts y los de “comentarios de libre albedrío”, a pasarlo bien!



{9 septiembre 2009}   Trabajando… la silla…

Ayer, La Patosilla volvió a trabajar después de una semanita de vacaciones, y como no, lo hizo entrando por la puerta grande.

Ya se sabe que quién se fue a Sevilla perdió su silla, y aunque La Patosilla no se haya ido a Sevilla de vacaciones, vete a saber cuanta gente se sentó en su silla (que está al lado de la cafetera), y tocaron todas las posiciones del respaldo y altura. La silla de La Patosilla es práctimente igual que ésta:

mercaescociaPP

Como si de una nave espacial se tratara, ella quiso poner todo en su posición correcta, pero también le faltaban las instrucciones, como otras veces (aunque no le sirvan de nada), así que preguntó si sabía alguien como se echaba el respaldo hacia adelante y le dijeron que tirara de la palanca que tenía a la izquierda, así que hizo fuerza también hacia atrás para desbloquear la posición.

Deberían ser muy malos sus compañeros y no le avisaron que eso tenía un “muelle infernal”, que hacía que el respaldo sin bloqueo volviera automáticamente a su posición inicial y La Patosilla no se lo esperó así que el respaldo diabólico la empujó hacia la mesa y casi se cae al suelo comiéndose la mesa, y según palabras textuales de un compañero suyo me dijo “suerte que la pantalla estaba al final de la mesa”.

Pobre Patosilla, el primer día de vuelta después de las vacaciones y casi tiene que coger la baja por romperse los dientes contra la mesa, suelo y pantalla de su ordenador.

Un consejo Patosilla… Deberías coger sillas rígidas, sin ruedas, sin respaldos abatibles, que no sean plegables, y tus compañeros te tendrían que avisar siempre de cualquier peligro que puedas correr, como salir impulsada hacia la luna en una silla lanzadera espacial…



Qué peligro puede haber en hacer unas palomitas de maíz? Varios, si se hacen al estilo tradicional o antiguo, ya que necesitas una sartén, aceite, tapadera (y ya sabemos la Patosilla y las tapaderas no se llevan bien…)

Pero para algo se inventaron las patomitas para microondas! Sólo hay que seguir las instucciones! No es como el azucarillo o el yogurt, que necesitan instrucciones para la Patosilla. Allí lo pone muy claro, algo así como poner la bolsa en el microondas a máxima potencia durante 3 ó 4 minutos y esperar a que crezca, y cuando las palomitas dejen de explotar en un intervalo de 2 ó 3 segundos, ya se pueden sacar…

Esto es lo que la Patosilla quería, un buen cuenco de palomitas para mirar alguna peli o solametne por placer…

ensaladera-de-palomitas-para-cenar

Pero la Patosilla se saltó el capítulo de Barrio Sésamo donde explicaban los números del 1 al 10, así que la Patosilla puso la bolsa de palomitas durante 10 minutos en el microondas!! Lo que hizo que la cocina se volviera a quedar negra, al igual que todas las palomitas y no se pudiera salvar ni una, el microondas parecía un túnel sin iluminación, todo todo negro.

Ay! Patosilla! Que tuviste luego que limpiar el micro con salfumán y dejando el precioso microondas de tu madre, en vez de blanco, quedó amarillo… aunque sigue funcionando pero con tu marca personal de haber pasado por ahí… Igual que la marca del paso del hombre por la Tierra destruyendo todo a su paso…, esa es la marca personal de la Patosilla, no queda nada ni nadie indiferente a su paso…



A poca gente no le gusta las cosas con chocolate, como magdalenas, bizcochos o brownies.

Pues esta vez, la Patosilla quiso sorprender a su departamento de trabajo con un brownie casero, así que una tarde de domingo se dedicó a hacer un brownie. Ella quería sorprenderlos con algo así:

brownie.slice-737720

Pero los domingos por la tarde son traicioneros, sería la resaca, o la patosidad, pero tuvo que liarla, quizá no como otras veces, ya que esta vez no quemó la cocina, ni el horno, ni tiró huevo por toda la pared ni el techo al batirlos, aunque podría haber pasado…

Esta vez lo tenía todo controlado, iba a conseguirlo, había hecho la masa sin ningún problema, así que sólo faltaba hornearlo, la Patosilla se sentía orgullosa, iba a hacer felices a sus compañeros, sólo faltaban 20 minutos más, iba a controlar totalmente el horno para que no se quemara ni se quedara crudo el brownie, pero apareció la Patosidad.

“Qué raro!” pensaba la Patosilla cuando miraba a través del cristal del horno y veía que un lado del brownie crecía y el otro no, “bueno, ya se igualará!” pensó.

Pero aquello no fue así, por qué?, pues porque puso la reja del horno mal, torcida, según ella, aquello quedó feísimo, con una presentación horrible, aunque dice que le quedó bueno, pero claro, eso no lo sabemos, porque sólo nos contó que lo hizo.

Se decidió a no llevarlo para que no le dijeran nada de su aspecto, nos quedamos con las ganas de probarlo, aunque me ha comentado que más tarde hizo un bizcocho casero que le salió perfecto y buenísimo, quizá lo compró en una pastelería o se lo hizo su madre…

O a lo mejor… La Patosilla está aprendiendo a cocinar???



Bien es sabido que el plato de patatas fritas es uno de los más costosos de hacer, y sinó que se lo digan a La Patosilla. No lo sé del cierto, pero imagino, que la Patosilla cocina patatas fritas congeladas, no vaya a ser que coja un cuchillo y se rebane un dedo. Hay que evitar riesgos.

Así que, como nos ha comentado la Patosilla en la zona de comentarios de libre albedrío, una vez se decidió a deleitar a su gente con un sabroso plato de patatas, pero las patatas son muy traicioneras y más si se juntan con la sartén llena de aceite, ya que empieza a saltar a la cara…

Así que cuando pasa esto, la Patosilla tiene que resguardarse con algo como si fuera un escudo, cualquier día también se pone armadura, no puede quemarse con el aceite, lógicamente, así que ella se arma con una tapa y la pone encima de la sartén, pero… la tapa era de plástico!

Se deshizo el plástico, empezó a salir humo negro y toda la cocina parecía llena de niebla, como si fuera Londres, a parte de la peste que echaba aquello… 

patatas%20fritas%20bastones%20canal%20gastronomia%20la%20verdad%20de%20murcia

Éste era el aspecto que le habría gustado a la Patosilla que hubieran quedado sus patatas, pero no fue así, más bien era como unas patatas con huevo estrellado, pero en vez de huevo, eran patatas con tapa de plástico estrellada…

Como dije una vez, si la Patosilla os invita a comer, mejor invitarla vosotros a un restaurante, porque hay muchas más historias de la Patosilla en la cocina…

Con lo fácil que es comer patatas fritas de bolsa y ensalada de esas en bote que vienen hasta con su tenedor para que no se te ocurra nunca tener que cocinar más, está hecho expresamente para nuestra Patosilla.

Ojú, que hambre me ha entrado a estas horas de la mañana, estoy por ir a buscar un plato de patatas, pero mejor con ketchup en vez de con plástico, me conformaré con un café…

Por fin es viernes! Buen fin de semana a todos!



Se ha creado el nuevo apartado de comentarios de “El blog de la Patosilla”, en él podréis dejar todo tipo de comentarios e idas de olla, a vuestro libre albedrío, en principio no se censurará nada de esta página, al menos que lo pida la propia Patosilla.

Lo encontráis a la derecha de la página o en https://patosilla.wordpress.com/comentarios-de-libre-albedrio/ 

Aquí podréis comentar cosas que no tengan que ver con los posts, mandarle mensajes de amor a la Patosilla, o entre vosotros mismos   XD

Ale, a disfrutarlo… y no hagáis que me arrepienta de haber abierto esta página de comentarios…

PD: La organización no se hace responsable de los comentarios de los usuarios de esta sección.



Tantos grandes y pequeños habremos visto alguna vez a Eric Moussambani, en las olimpiadas de Sidney en el 2000. Ese gran nadador salido de la nada de Guinea Ecuatorial, para los que no lo recuerdan y para explicarlo rápidamente, fue un nadado olímpico que aprendió a nadar 3 meses antes de las olimpiadas en una charca en su país, otros dicen que aprendió 8 meses antes en una piscina de 22 metros, pero nunca antes había visto una piscina de 50 metros y tardó dos minutos en nadar 100 metros y casi se ahoga. Debido a semejante espectáculo, Eric consiguió tener club de fans y unos meses después demostró que podía nadar con mucha más dignidad, podemos ver su debut olímpico aquí:

El caso, es que a último hora de la noche de ayer, recibí un mail de La Patosilla explicándome que le había pasado algo en la piscina, la había liado, quizá ella quería ser campeona olímpica de natación y ser recordada como Eric, o competir con él, porque el club de fans ya lo tiene.

Voy a intentar ser lo más fiel posible al mail de La Patosilla, fue éste:

“Cuando creí que era imposible poder liarla más en el gym voy y me sorprendo, lo que me ha pasado no tiene nombre, parece ya hasta subrealista pero no, mi hermana estaba alli como testigo
La cosa es que he ido al gimnasio y he hecho piscinas, la piscina tiene varios carriles, así que me decidí y pensé a ver si podía bucear la piscina del tirón, cuando sin darme cuenta, en vez de bucear la piscina recta lo he hecho en diagonal, es decir que sin darme cuenta me metido en el carril de la piscina de otra gente y encima, claro, el camino ha sido más corto y me he estampado la cabeza contra la pared. Como puedes imaginar mi hermana se le saltaban las lágrimas .
PD: Todavía me estoy recuperando del golpe”

Pues bien, después de esto tengo más datos verídicos y aclaratorios, los carriles estaban delimitados por sus tiras de bolas correspondientes, pero ella buceó y ya se tiró un poco ladeada, parece ser que no iba con los ojos abiertos ni con gafas, así que al ir tan rápida para no ahogarse, se estampó, cuando salió a flote y vio lo que había hecho, miró a su alrededor y vio como alguien que tenía que nadar en ese carril la miraba con cara de “a ver si ésta deja de hacer el tonto”. Pero La Patosilla quería triunfar, así que se pasó la tarde buceando con miedo, además de pedir que la vigilaran mientras lo hacía.
La Patosilla me ha enviado esta imagen y ha marcado el recorrido que hizo:
PiscinaOlimpica01
Quizá La Patosilla aprendió ayer que el recorrido más corto entre dos puntos era la línea recta?
A qué se debió esta falta de sincronización?
La van a echar de todos los sitios donde pueda hacer deporte? Llegaremos a ver a La Patosilla en las olimpiadas?
Si Eric Moussambani hubiera aprendido de La Patosilla, seguro que habría ganado algo…


{1 septiembre 2009}   El camino más corto

Todo el mundo sabe esa teoría de que el camino más corto entre dos puntos es la línea recta.

Todo el mundo no lo sabe, la Patosilla no lo sabe, expliquemos el por qué…

Unas vacaciones, fue nuestra Patosilla a la Costa Brava, y en un pueblo, vio en la playa una roca grande y quiso ir a hacerse una foto, su amiga “La Confesora” la acompañó, ya que nuestra Patosilla estaba muy muy ilusionada con ir allí, pero ese sitio no estaba tan cerca como pensaban, en verdad sí que lo estaba, pero es la Patosilla, a estas alturas ya no nos sorprende casi nada.

El caso es que empezaron a andar, andar y andar, cansadas del calor, el sol, la caminata… Tardaron al menos media hora o más en llegar, subieron piedras y pedruscos, se dejaron la piel para ir allí, seguramente la Patosilla se cayó una media de 3 veces por minuto.

Cuando ya veían el final, la meta, el momento de la photo finish, sus corazones latían de ver su esfuerzo recompensado al ver el paraje y poder hacerse esa foto tan preciada, estaban tan contentas, se sentían tan realizadas, pero… no estaban solas… allí ya había alguien más, alguien que las esperaba…

Allí esperándolas, desesperado, cansado y aburrido, había un amigo suyo que había ido con ellas de vacaciones y que había decidido ir a buscarlas, pero fue por un camino plano, corto y más recto, sin cansarse, en mucho menos tiempo.

Las caras de La Confesora y La Patosilla debían de ser un poema, así que no pudieron hacer más que echarse a reír sin parar, no sé que pensarían por dentro, pero la caminata no se la quitó nadie.

No sé como volvieron, si por el camino del amigo, o quizá volvieron por el mismo camino por el que habían ido?

Patosilla y Confesora estudiaros este dibujo a conciencia:

solucion_deterioro_noticia

recordad: EL CAMINO MÁS CORTO ENTRE DOS PUNTOS ES LA LÍNEA RECTA

En el caso de que no haya línea recta, no hay que ir por el camino que escoge La Patosilla, recordemos que ella puede acabar en la estación de un pueblo que no tiene estación, que se puede poner a comer en una mesa que no es la suya en un restaurante, que puede entrar a un coche que no tiene que subir…

La Patosilla necesita que las cosas sean simples y claras, no hay que hacerle la vida difícil.

La Patosilla me tiene que enviar la foto del famoso “Peñón” que fueron a fotografiar, en cuanto lo tenga lo pondré y recordaremos el post y veremos si valía la pena o no semejante caminata…, o era otra estrategia para mantenerse en forma?



{31 agosto 2009}   Pantalla CRT

Sé que dije que el blog se iba de vacaciones 10 días porque la Patosilla hacía vacaciones, pero este blog, al igual que ella, es impredicible, y por petición de ella, voy a explicar otra historia.

Podríamos decir que la Patosilla tuvo un momento que quería ser una buena futbolista y quería practicar las veces que le daba toques al balón sin que tocara al suelo, así que quiso practicar a todas horas con cualquier cosa que pudiera. Hasta con esto:

crt-424

Sí, con una pantalla vieja CRT de ordenador, de esas gordotas que aún hay por alguna casa u oficina, ahora no sé de cuantas pulgadas era, pero el caso, es que pesaba…

En realidad, creo que nunca quiso ser futbolista, el caso es que tenía que mover unas pantallas de ese calibre para tirarlas y una estaba encima de una mesa, que sin querer tiró al suelo, y para salvarla, ella puso el pie debajo para que no se rompiera la pantalla. Imagináos como le quedó el pie, debería haber ido a urgencias…

Quizá ella quería volver a subir  de una patada la pantalla a su sitio, si hubiera conseguido levantarla, seguramente habría acabado con un remate de cabeza, como buena futbolista, como no pueden usar las manos…

Queda claro que ella es toda una profesional en su trabajo, y aunque algo se tenga que tirar al desguace, ella lo quiere llevar en perfecto estado, prefiriendo romperse el pie antes que una pantalla inservible que seguramente ni se encendía.

Patosilla, tienes que hacer cursos de riesgos laborales, porque eso no es nada normal. Si las cosas van directametne al desguace y no hay que reciclarlos, pues si se rompe algo, mejor que sea la pantalla y no tu pie, no crees?

Si la teoría de ser futbolista es cierta, usa un balón, no otras cosas que puedan ir contra tu salud, aunque hemos visto que la mayoría de cosas que te rodean va contra tu integridad física.

Cuánto pesaba esa pantalla?

La Patosilla estos días está en la playa y la piscina, seguramente liándola ahogando a alguien sin querer o ahogándose ella misma porque se ha liado con el tirante de su bañador.



{28 agosto 2009}   El vestuario del gimnasio

La Patosilla se va de vacaciones 10 días, así que el blog también hace unas mini vacaciones hasta su vuelta, que pueda explicarme cosas nuevas que le han sucedido, pero antes explicaré una historia que me contó ayer, donde puede ser que sea uno de los días en los que ha pasado más vergüenza en toda su vida.

Recordemos que la Patosilla, es un ser que le gusta mantenerse en forma a pesar de los pesares, cuando consiguió encontrar un gimnasio al que pudo entrar sin hacer el ridículo, se apuntó, y cuando creía que todo iba bien, le pasó algo en el vestuario…

gym-bag-shoes-bottles-towel

La Patosilla se equivocó de vestuario y se metió en el vestuario de los chicos y empezó a desnudarse para irse a la ducha y se fijó en la gente del vestuario y pensó “qué raras estas chicas, muchas no se depilan y tienen unos músculos raros”…

No, esto no pasó nunca, al menos no me lo ha contado, pero podría pasar tranquilamente, porque es la Patosilla, no sería raro, verdad?

Lo que sí es cierto, es que esta historia ocurrió en el vestuario del gimnasio, pero en el de chicas. La Patosilla salió de la ducha y estaba secándose, cuando nota una mirada en su espalda, se gira y ve que es una chica que no para de mirarla. La Patosilla reconoció a la chica, era de un departamento diferente al de ella en su misma empresa, así que se dijo para ella misma “ahora la iré a saludar, que no piense que soy una borde”, pero la otra chica seguía mirándola fijamente sin parar, así que la Patosilla se decidió a ir, sin esperar y sin acabar de vestirse para que la otra chica no pensara que era una mal educada, es que la Patosilla es tan buena y tan educada, que prefiere ir a saludar a la gente que conoce en bolas antes de hacerlas esperar…

Total, que se acercó casi desnuda y saludó a la chica y esta chica que la miraba fijamente desde que había salido de la ducha le dice “quién eres?”, la Patosilla se quiso morir de la vergüenza, el vestuario lleno de gente y todos le miraban en ese instante, así que la Patosilla para asegurarse de quién era le dice “Pero tu no trabajas en el departamento de ****?”, entonces fue cuando la otra le reconoció y le dijo algo así como… “Ah! Vale! Ya sé quién eres, pero es que sin gafas no veo nada y no te reconocía, y claro, desnuda menos…”

La Patosilla pensó en decirle “Tenía pensado en acabar de vestirme antes, pero no parabas de mirarme!”, seguramente seguido de algún insulto despectivo referente a la “cegatez” de la chica. La pobre chica sólo miraba al frente, sin ver nada, pero justamente en el camino de su “no vista” se cruzó con la Patosilla.

En ese momento, supongo que la Patosilla quería que se le tragara la tierra, pero como ella misma está acostumbrada a sí misma, pudo salir airosa del mal trago.

Reflexiones sobre el tema:

-Patosilla, queda muy raro que alguien te salude en bolas, tanto si la conoces como si no, y más raro queda si además te acercas, y menos mal que no se te ocurrió darle dos besos y un abrazo…

-Patosilla, tú ya eres famosa, tú no tienes por qué acercarte a saludar a nadie, en todo caso, todo el mundo se acercará a ti para hacerse fotos contigo, saludarte o pedirte autógrafos

Felices vacaciones Patosilla, vuelve con nuevas historias dentro de 10 días!



{27 agosto 2009}   Estoy en la Renfe…

Si queréis quedar con la Patosilla alguna vez, tenéis que ir vosotros a buscarla donde ella os diga, y seguramente os dirá el sitio mal u os dará mal las explicaciones, no por nada, sino porque es la Patosilla.

Pues bien, esta vez, la Patosilla había quedado con nosotros en un bar para ir a una celebración, pero no llegaba, ella iba en su coche y le habíamos explicado mil veces como llegar, también con mapas, flechas, con marionetas, con dibujos de Pocoyó… para que lo entendiera (no tenía GPS, aunque no habría servido de nada…) pero ella no llegaba, hasta que por fin recibimos una llamada de ella…

-Eh! Que me he liado un poco y que no sé llegar, estoy en la estación de la Renfe del pueblo, cómo hago para llegar?

ico_renfe

Todos nos miramos intrigados, pensando en lo que nos había dicho… Ella, convencidísima, nos dijo que estaba en la estación de tren de un pueblo que no tiene estación… intrigante, curioso… Nos lo repitió mil veces… En vez de la Renfe, no estaría en la Tenfe?

Renfe_Barna

Porque mucha fe hay que tener para estar en una estación que no existe… Le hicimos que nos explicara como era el sitio donde estaba, lógicamente, se había equivocado de población y eso lo teníamos claro, pero no teníamos claro en que pueblo estaba… Ella habría sido capaz de estar en una estación de Galicia pensando que estaba donde estábamos nosotros.

Tuvimos que arriesgarnos e imaginar que estaría en una estación cercana y descartar una que ella decía que “conocía” (sí, claro, la conocías como esa…), la guiamos un poco y nos volvió a llamar sin saber donde estaba, así que decidimos ir a buscarla, menos mal que la encontramos, nos subimos al coche y así salvamos la noche.

En conclusión:

-No quedéis con la Patosilla en ninguna estación.

-La Patosilla tiene que ser recogida en la puerta de su casa, pero en la misma puerta, no sea que se meta en un coche de un desconocido como hizo una vez



{26 agosto 2009}   La Mochila

Esta nueva historia de la Patosilla tiene como protagonista a ella misma y una amiga suya, no sé si será la Confesora o no, pero es muy posible. También trata sobre el coche de la Patosilla y una mochila…

Bien, la Patosilla y una amiga venían de vete a saber de donde en el coche de la Patosilla, seguramente se habrían perdido o habían decidido ir a la calle de abajo en coche haciendo 500 kms por equivocación, vamos, estas cosas que le suele pasar a la Patosilla, incluso capaz sería de haber vuelto de Francia…

Yo creo que la amiga ya iba preparada para cualquier aventura, ya que muy lista ella, llevaba una mochila en el maletero del coche de la Patosilla, seguramente llevaba ropa para varios días porque no sabía donde podía acabar.

LIZZIE-CON-MOCHILA

El caso es que llegaron a su destino y cuando fue a bajarse del coche su amiga le dijo “Patosilla, espérate que cojo mi mochila que está en el maltero”, a lo que la Patosilla le contestó “Vale, cógela, que vaya bien, adiós!!”. La amiga se bajó del coche y abrió el maletero para coger la mochila, cuando por sorpresa, antes de que la cogiera, el coche se empezó a mover, la Patosilla estaba acelerando!! Estaba haciendo una salida en plan F1 como su ídolo Trulli!

Su amiga empezó a gritarle que parara… Al final, la Patosilla se dio cuenta que iba con el maletero abierto, tendríamos que haber visto la cara de la amiga

Aquí hay cosas que analizar que espero que me lo conteste ella:

1) La Patosilla quería robar las pertenencias de su amiga? Llevaba algo de mucho valor en la mochila?

2) La Patosilla hace ver que te escucha pero realmente pasa de ti?

3) La Patosilla tenía el síndrome Pocholo y pensaba que esa mochila era suya?

4) La Patosilla quería gastar una broma a su amiga a pesar de lo que podría haberle pasado con el maletero abierto? (esto queda descartado, es propio de la Patosilla que le pasen estas cosas)



{25 agosto 2009}   Yogurt II (La cuchara)

Podemos recordar historias de la Patosilla como la del aftersun o la del Yogurt, pero sus experiencias con él no acaban ahí, recordemos que el mismo día del post, ella tiró al suelo de nuevo medio Yogurt.

También sabemos que la Patosilla es cliente VIP de la lavandería y si no fuera por ella ya habrían cerrado…

Además, vuelvo a hacer un llamamiento sobre poner las instrucciones de uso en según que cosas, la vez anterior fue sobre el modo de empleo del azucarillo y esta vez, por favor, que pongan las instrucciones de como comerse un yogurt en la tapa…

Para empezar, qué cuchara usar?

2204418478_7c10928a0c

Es muy importante, cuando vas a comer un yogurt, saber si la cuchara es adecuada, no puede ser una cuchara sopera como la que usó la Patosilla, porque la coordinación de cuchara sopera, vaso de yogurt, mano y boca no es muy acertada, y menos siendo ella, ya que, acostumbrada a una cucharilla de postre, no coordinó bien, y sí, volvió a mancharse, todo el yogurt por encima de la camiseta…

Los de la tintorería se estaban ya refregando las manos esperando a su clienta VIP.

Por lo tanto, señor hacedores de “yugursus”, pongan en la tapa bien clarito “usar cucharilla de postre (pequeña)”, porque nuestra amiga Patosilla necesita desayunar en condiciones, y si no lo dejan claro a saber lo que podría haber pasado, quizá hubiera cogido un cucharón de potaje o un tenedor que con tan mala suerte se pinchara la lengua, se asustara, tirara el tenedor sin pensarlo y se lo clavara a alguien en un ojo, y todo por no poner las instrucciones de uso…

Ah, y también pongan: “No llevar el yogurt en un bolsillo” y “Al acabar deposítelo en un lugar en condiciones (y no en el suelo)”



Antes de nada, cabe agradecer la colaboración de la amiga de la Patosilla, que ayer nos hizo un comentario explicando una de las patosidades de su amiga, que no se acordaba ni ella misma (es que esta chica tiene tantas historias que contar…)

Pues bien, esa patosidad se merece su propio post, así que copio la entrada, tal y como “La Confesora” nos lo contó:

“¡Holaaaa! Al fin, he tenido tiempo para dar información privada de la patosilla.

Estabamos un dia jugando al pichi (ese famoso juego parecido al beisbol pero en versión cutre), en la torre de una amiga. La superficie la verdad es que no era muy adecuada para jugar a eso porque habian cuestas y encima el suelo era de piedras. Pero bueno con un poco de vista no tenía porque pasar nada.
En una de las jugadas a la patosilla le tocaba recoger la pelota. La pelota salió disparada para una de las rampas que bajaban. No se le ocurrió otra cosa que tirarse en planxa para coger la pelota. Ya os podeis imaginar como acabaron sus rodillas y los codos… pero así es la patosilla.

Cuando tenga otro momento os daré más información.

Unnn besooo”

beisbol

Según nuestra Patosilla, que no se acordaba de esta historia, me acaba de confesar que acabó con las rodillas hechas polvo, si es que esta chica, hace lo que sea para mantenerse en forma, como pudimos conocer en entradas anteriores como la bicicleta o el gimnasio.

Ahora, la duda que nos corroe a todos es si “La Confesora” es la amiga que acompañó a la Patosilla al gimnasio, y también esperamos muchas más noticias sobre este fenómeno de la naturaleza como es la Patosilla.



{21 agosto 2009}   Yogurt

De todos es sabido que un yogurt es muy sano, y nunca está de más sustituir un postre o parte de una cena o almuerzo por uno de ellos.

Aunque hay de tantos sabores… Que uno ya no sabe cual comprar, o si comprarlo… al menos yo no compraría ese…

yogurt

La Patosilla tampoco lo compró. Ella cogió uno de casa para almorzar en el trabajo, así que a la hora del amuerzo ella fue al comedor del trabajo seguida por algún compañero, ella iba delante y en un gesto de cortesía ella fue a aguantarle la puerta, pero no le aguantó la puerta con la mano, sinó con la cadera, y seguramente lo hizo con mucha fuerza, porque lógicamente, aquí la lió…

Ella no podía llevar un yogurt en la mano, no, ella tenía que llevarlo en el bosillo de la chaqueta, y apretarlo con fuerza contra la puerta para que se le reventara.

Cómo le debería haber quedado la chaqueta y el bolsillo? Me habría gustado verlo. Qué cara se le quedaría a su compañero al ver semejante espectáculo? Me imagino el yogur goteando por todo el suelo y por toda la ropa. Qué almorzó la Patosilla? Se quedó muerta de hambre sin nada que comer o se dedicó a lamer la chaqueta y el bolsillo?

Nuevo yogurt con sabor a bolsillo de Patosilla? Es verdad, cada vez los hacen más raros…

Lo más importante, qué pensaría la gente de la tintorería del trabajo al ver semejante festival de líquido pastoso medio reseco? Se acordarían de la familia de la Patosilla? Por el bien de ella, espero que el yogur hubiese sido de fresa (rosa) y que los de la tintorería no la vieran dejar la chaqueta para que la lavaran…

Patosilla! Danos más datos!!



{20 agosto 2009}   asúúúúúúúúúcar!!!

Si alguna vez vais a tomar un café con la Patosilla, mejor alejaros antes de os pase algo.

No la llevéis nunca a ninguna cafetería donde tenga que llevarse ella misma el café hasta la mesa, por dos razones, la primera que debido a su gran pulso irá muy lenta y tardará como media hora hasta llegar a la mesa y sentarse, aunque si queréis putearla, sentaros en la más alejada… La segunda razón es que puede tirarlo todo por el suelo como le dé un ataque de risa, o se tropiece, ya la vamos conociendo, sabemos que todo eso es posible.

Pero en este caso, la Patosilla ya estaba sentada, con su café con leche descafeinado de sobre y sus dos azucarillos. Yo entiendo lo que le pasó, es muy simple, “NO PONEN LAS INSTRUCCIONES DE COMO USAR LOS AZUCARILLOS”, vamos a recoger firmas para que en vez de tanta propaganda, o frases zen, o cualquier chorrada que ponen en los sobres de azúcar, pues que pongan las instrucciones! Yo creo que todos los que estábamos en esa mesa estaríamos de acuerdo.

De todos modos, Patosilla, fíjate en la siguiente imagen, así se echa el azúcar:

128628378_6f6563b17a

Por qué lo digo? Pues porque mi amiga Patosilla lo que hizo fue algo muy raro, quizá pensara que en vez de un sobre de azúcar llevaba una pasta para mojar en el café con leche (pero ella no tenía ninguna pasta para comer), pero como todos sabemos, los caminos de la mente de la Patosilla son oscuros, no sabemos que nos podemos encontrar, y esta vez salimos perjudicados todos, ella no siguió las instrucciones!!

Ella mojó en la leche el sobre de azúcar, como si fuera una bolsita de té (pensaría que funcionaba así? o pensaba que tenía una infusión?), pero no se dio cuenta de ese hecho, así que justo medio segundo después, se dedicó a sacudir el sobrecito (como lo hacemos todos al echárnoslos) pero como estaba lleno de leche nos salpicó a toda la mesa, y todos gritando “PATOSILLA!!!!” (pero por su nombre real) y ella toda feliz, como siempre, no entendía lo que pasaba…  Por suerte, aún no había rasgado el sobre ni lo había girado

Señores azucareros, pongan las instrucciones de como se usa el azucarillo, por favor, aunque sea en letra pequeña, que ya estamos acostumbrados a leerla, o mándenselas a ella un manual, con fotos y vídeos de su utilización, se lo agradeceremos todos sus compañeros…



{19 agosto 2009}   El coche

Podríamos decir que la Patosilla se dedica a robar coches después de leer esto, pero conociéndola como la conocemos, es sabido por todos que se debe a una de sus patosidades…

Imaginemos que estamos esperando a la Patosilla en el coche, en su barrio, esperando a que entre para irnos y de golpe la vemos salir de su portal e intentar subirse a otro coche… Lógicamente, nos quedaríamos con la boca abierta porque no entendemos nada, o simplemente, pensaríamos que es alguien a quien ella le va a decir algo, tampoco es tan raro, no?

Ahora imaginemos que estamos aparcados en una calle cualquiera, esperando a alguien, se abre la puerta del acompañante y alguien a quien no conocemos intenta entrar en el coche. La imaginación vuela, que pensará el tipo del coche? “Me van a robar con armas de seducción femenina?”, “He ligado?”, “Me va a matar esta loca?”, “Mi novia va a llegar y ahora se me monta una chati?”, o cualquier cosa peor…

Ahora metámonos en ese mundo que nadie entiende, que es la cabeza de la Patosilla, baja a la calle, ve el coche que la esperaba, mismo color, mismo modelo, va toda decidida, abre la puerta para meterse pero, éste no es el conductor que esperaba!

Así que muy digna ella, cerró la puerta, se giró, vio el coche al que debía haberse montado desde un principio y supongo que salieron pitando muertos de vergüenza…

Aún suerte, que a nuestra Patosilla no le dio por pensar que ese tipo estaba robando el coche y le empezó a propinar bolsazos, en el mundo de la Patosilla podría haber sido posible.

Ya me habría gustado poder ver las caras de la Patosilla, y de los dos conductores. Esto me recuerda al post del vino, donde podría haber acabado nuestra Patosilla esta vez si no se hubiera dado cuenta que su acompañante no era el correcto? 

Le dedico unas reflexiones a la Patosilla:

-Fíjate bien en los coches a los que te subes, y siendo un coche en el que te subes a menudo, apréndete al menos las letras de la matrícula.

-Si vuelves a hacerlo, no entres pidiendo dinero para cualquier cosa, no vaya a ser que se te malinterprete aún más.

-Si alguna vez quieres realmente robar un coche, ponte un pasamontañas y hazlo por la noche

 

robo_coche_pqjpeg



Recordáis el post de la mítica caída en la puerta del gym? O sus hazañas con el monopatín…

Pues no es la única manera en la que la Patosilla hace deporte.

Un día se despertó con ganas de montar en bici, así que fue a pedir una prestada, ella tenía muchísimas ganas de dar un buen paseo con ella, iba contentísima viendo sus nuevas ganas de hacer deporte.

Pero, como no podía ser de otra manera, me la imagino paseando por cualquier paseo marítimo con la bici, silvando la melodía de Verano Azul, cuando de repente rompió una de las ruedas, ella dice que se pinchó, pero lo dudo mucho…

Supongo que arreglarían el pinchazo porque más tarde se rompió algo más de la bicicleta, qué podía ser?

Pues lo que se rompió fue el sillín… Todo un éxito de mañana, la Patosilla rompió en una mañana una bici dos veces, una bici que no era suya, yo creo que seguro se le escapó la bici y se le metió debajo de un camión o una apisonadora o algo así.

La bici seguro que acabó así, si es que esa no era la bici:

 

bicirota



Como es bien sabido, nuestra Patosilla es una amante de los animales, sólo hay que recordar del primer post sobre su altercado con un indefenso pajarillo.

Esta vez le ha tocado sufrir a una araña, y ha sido hace escasos minutos.

Estaba distraída la Patosilla trabajando cuando le ha empezado a picar una pierna, se ha rascado pero el picor continuaba y notaba que iba subiendo, cuando se mira, ve que es una gran araña, de las enormes según ella, cómo la de la siguiente foto?… No creo… (que nos lo diga ella)

Theraphosa_blondi_3_foto

El caso es que según ella, sus compañeros no la ayudaban de ninguna manera (no sé si se puso a gritar como una energúmena o si empezó a saltar por todo el despacho) pero ella tampoco quería matar al animaillo, si es que en el fondo tiene muy buen corazón para los animales, así que qué mejor remedio que coger una bolsa de basura, meter la araña en ella y anudarla.

Ahora ella está sintiéndose mal porque la pobre criatura tendrá una muerte de asfixia en una bolsa de basura, tiene un cargo de conciencia brutal.

Si en las bolsas del super ya pone que no hay que ponérselas en la cabeza porque provoca asfixia, podríamos imaginar a la Patosilla así ahogando a la pobre arañilla (un aire se le da):

Asfixia

Qué será lo próximo que le pase a la pobre araña? Le echará agua para que también se ahogue nadando dentro de la bolsa? Le echará café ardiendo… Menos mal que tiene un sentido de la culpabilidad tremendo, que sino…



{14 agosto 2009}   La cena

Pues seguía la Patosilla de vacaciones en la isla, recordemos el post sobre el aftersun, así que supongo que iría con la ropa manchada de él, ya que no le salieron del todo las manchas.

Esta vez era de noche, en el comedor del hotel y la hora de cenar.

Ella se levantó de la mesa después de pedir la bebida para ir al buffet libre y llenarse hasta los topes el plato, supongo que lo haría, así no vio lo que tenía delante…

Una vez tuvo el plato lleno, ella toda decidida, se sentó y empezó a comer, tenía ganas de beber y…

-“Camarero! yo no he pedido vino!”: pensó la patosilla, y suerte que no le dijo nada al camarero porque éste le diría:

-“Es que el vino lo ha pedido quien se sienta en esta mesa Y ÉSTA NO ES TU MESA!!!!”

Menos mal que la mesa estaba vacía porque ella habría sido capaz de comer con una familia de alemanes y pensar que ella iba con ellos y no se acordaba, ya que se dio cuenta de que no era su mesa por el vino, no por cualquier otra cosa.

Lógicamente, quién le acompañaba, que la conoce bien y sabía la que podía liar, en vez de decirle algo, se limitó a observarla y reírse.

Así que si no hubiera sido por el vino de la mesa, a lo mejor, nuestra Patosilla habría acabado en otra habitación, con una familia diferente a la suya, cogiendo otro avión de vuelta y en otro país y preguntándose “Por qué ha cambiado tanto mi familia y por qué no los entiendo?”

Quién dice que el vino no es bueno?



{13 agosto 2009}   Bart Simpson

Hace unos cuantos años, cuando la Patosilla tenía 12 años, volvió a hacer de las suyas. Es que su patosidad no viene de ahora, sino que de pequeña ya apuntaba maneras, ¿la patosilla se hace o se nace?, yo creo que en este caso, seguro que se nace…

Pues bien, quizá ella veía a escondidas Los Simpsons y su ídolo debería ser Bart, o alguna cosa así, no recuerdo si hace 9 ó 10 años, Los Simpsons los echaban ya en Antena 3 al medio día o aún los daban en La 2, a horas intempestivas de la madrugada, porque estaban clasificados como dibujos para mayores de 18 años… Sea como sea, yo creo que a la Patosilla le gustaba mucho Bart y quería ser como él, ella quería hacer algo así como en la imagen:

simpsons_17

¿Qué fue lo que hizo? Pues tirarse por una bajada en monopatín, cuando de repente nota que se le rompe una rueda, así que supongo que ella fue a pisar el freno, pero pensó que se le podía calar y decidió ir más allá, así que fue a frenar con la mano, (lo normal que hacemos todos, claro) y con lo que frenó fue con el dedo gordo de una de las manos, así que acabó con el dedo vendado y quedándose sin colonias a las que tenía que ir.

¿Es que esta chica no se había dado cuenta de que Los Simpsons son dibujos animados?

Según me ha explicado ella, se tiró por una cuesta, pero yo creo que era una calle más bien plana con un poco de desnivel porque estas cosas le pasan a ella en cualquier terreno.



{12 agosto 2009}   En forma con la Patosilla

Quién no se ha apuntado nunca a un gimnasio y ha dejado de ir y ha acabado siendo socio capitalista sin ganar nada a cambio? Bueno, a parte de los kilos…

Pues la Patosilla estaba muy, muy dispuesta a apuntarse con una amiga a un gimnasio para ponerse en forma, así que las dos fueron a ello.

Cómo no, la Patosilla la tenía que liar parda…

1231424998659_f

La chica de recepción del gimnasio se acordará toda su vida de ella, es que por donde pasa deja huella.

Estaba muy animada a apuntarse, convenció a una amiga, así que llegaron a la puerta del gimnasio, primero entró la amiga, seguida muy de cerca por la Patosilla, que vete a saber que hizo con los pies (a lo mejor tenía ese día dos pies izquierdos), que se tropezó y se cayó casi de morros en la misma entrada, pero no sin ello agarrarse a lo primero que encontró para no hacerse daño…

Seguramente habría muchos más sitios donde agarrarse pero misteriosamente encontró la tira del sujetador de su amiga, así que se aferró a ella como si fuera a caerse a un abismo, y lo único que hacía la amiga era estirar para llegar a la recepción, cuando se dio cuenta se giró y la vio cogida a ella, lo que les provocó un ataque de risa a las dos que salieron pitando del gimnasio y nunca más volvieron ahí.

Posiblemente las grabaron las cámaras de seguridad y las estén visionando una y otra vez los trabajadores de ese gimnasio cuando están bajos de moral, o incluso a los patosos del gimnasio les ponen ese vídeo para que no se depriman, o incluso, haya algún cartel de “se busca” ahí colgado.

Hace poco me dijo que se iba a apuntar a otro gimnasio, pero no sé si la lio o no y si se llegó a apuntar…



{11 agosto 2009}   El peaje

Hoy me centraré en su conducción por las autopistas

Iba la patosilla un día conduciendo, cuando decidió meterse en la autopista, tan feliz ella, como siempre. Seguramente iría cantando lo que fuera escuchando por la radio o algo así, cuando llegó al peaje, siendo ella, le podría haber pasado cualquier cosa de éstas: encontrarse la barrera abierte, pasar y que se le bajara encima del capó y le bollara el coche, también podría haber ido con el teletac y creer que se le habría abierto la barrera y comérsela y partirla, como esas y mil cosas más, pero…

Peajeella llegó al peaje y se dio cuenta de que no llevaba tarjeta para pagar, así que pasó por el peaje manual para decirle al señor de la garita, que tampoco llevaba dinero en efectivo, pero no sólo eso, sino que tampoco llevaba documentación!

Pero patosilla!! Donde vas así por la vida?

Menos mal que encontró a un alma caritativa en el peaje y después de explicarle la historia, le abrió la barrera y pasó sin pagar, ni deber nada, seguro que más de una vez ha pensado en volver a hacerlo, porque si le funcionó…

Creo que fue un peaje de casi 2€

Podemos todos probar a hacerlo a ver que pasa, si también nos sale gratis y nos ahorramos un pico a final de mes.

Me parece recordar que algún lector trabajó una temporada en un peaje (o iba a hacerlo), si lo hizo, se encontró a la patosilla? o alguien igual?

La patosilla me ha rectificado en este post, os copio lo que me ha dicho:

“Fue todavia peor de como lo cuentas! Me di cuenta que no tenia tarjeta cuando ya estaba en lo de las tarjetas y tuve que hacer mover a 3 coches pq la señora se empeñó en que pasara x el manual.

La alma tampoco fue tan caritativa.. que le costo 5 minutos dejarme pasar y tube que ofrecerle un cd pirata aunque no lo acepto pq ya no sabia ni q hacer.”

Muy bien patosilla, ahí, sobornando con cds piratas! andevé!!!!



{10 agosto 2009}   La cucaracha

Esta vez, iba la patosilla super divina de la muerte vestida, lógicamente, para la ocasión, la boda de una amiga, recuerdo que ella llevaba un vestido negro, con sus sandalias con tacón.

Nos demostró una vez más sus habilidades… Quizá lo que quería demostrarnos es lo que hacen las cucarachas cuando les das la vuelta…

Estábamos en el pica-pica del banquete de una boda, era al aire libre y ella tenía que ir al baño, el resto estábamos allí engullendo como patos, de lo rico que estaba todo. La patosilla volvió del baño y tenía que pasar por encima de unas baldosas que estaban puestas sobre césped, supongo que vendría rápida para que le dejáramos algo de comida, cuando de repente, metió el pie en el césped y el tacón se hundió hasta el fondo, ella cayó de espaldas, y al sacar el pie e intentar levantarse, nos recordó a las famosas cucarachas pataleando para darse la vuelta cuando las giran, además de romperse el tacón y tener que ir coja toda la noche.

Cucaracha

Ella que es muy divina y muy digna, se levantó como si nada, mirando a un lado y a otro, pensando que nadie la había visto, se expulsó el vestido para no dejar ni un trocito de césped en el vestido y volvió con nosotros sin decir palabra, pero era ya tarde, alguién la vio y ya se había corrido la voz, la patosilla había hecho la cucaracha!!!

Cabe decir que cinco minutos después pasó la camara de vídeo de la boda filmando a todos los invitados mesa por mesa y ella se quedó embobada mirando a la cámara y al foco, una vez se fue, recuerdo que le dije “qué haces tan parada?”, y ella me contestó “pues esperando a que hicieran la foto…”,  “NOOOOOOOOOO, QUE ERA VÍDEO!!!!!!”; en el vídeo se puede apreciar que estaba posando como una super modelo fashion divina de la muerte

La cucaracha, la cucaracha, ya no puede caminar, porque no tiene, porque le falta, el taconazo de detrás…



{7 agosto 2009}   Receta: Macarrones

Si ella os invita a comer o cenar, lo mejor que podéis hacer es invitarla vosotros a ella a comer fuera, os lo agradeceréis.

Vamos a ver los ingredientes básicos necesarios para hacer unos macarrones:

-Macarrones
-Agua
-Sal
-Tomate
-Carne picada
-Cebolla
-Gafas de sol (?????)

cebolla

Mientras se hierven los macarrones, se empieza a preparar el sofrito, hay que picar la cebolla y para no llorar haciéndolo, ¿qué mejor que ponerse unas gafas de sol? (creo que en este punto, el resto de la receta es totalmente prescindible y de poca importancia)

Sí, ella es así, se pone a cocinar con gafas de sol para que no le piquen los ojos al pelar una cebolla, que mirándola desde fuera puedes pensar “que chica más fashion! “.

Claro, pero sea como sea, a ella le tiene que pasar algo; al ver las cosas oscuras no se da cuenta de que la carne ya está en su punto, así que sigue friéndose, y sigue, y sigue, y sigue… podéis imaginar como acabó la carne… gente hambrienta esperando a sus “suculentos” macarrones, que tuvieron que esperar mucho rato más, no sé al final que comieron, pero, por su bien, espero que fuera un bocadillo.


Qué es lo peor que te puede pasar cuando te vas de vacaciones a una isla?

Que todas las vacaciones haga mal tiempo? Perder el vuelo? Perder la maleta? Dejarte el bañador en casa? Que te cacheen en el aeropuerto alguien como el Pozí y encima te vaya mirando con cara de vicio? Que llegues al hotel y no tengan tu reserva y encima te digan que está completo?

Cualquier cosa de éstas le podría haber pasado pero, aunque parezca mentira, ni se equivocó de isla al reservar el hotel, ni perdió el avión, ni la maleta, así que llegó ella tan contenta a la habitación del hotel y fue a abrir la maleta para ir sacando la ropa, cuando de repente lo vio… “CHOF! LA MANCHA!”

Qué era todo ese líquido que empapaba toda la ropa? El neceser estaba repletito… maldito after sun de spray! se desenroscó el tapón y volcó toda la crema por tooooooooooda la maleta (cómo se desenrosca solo un after sun? Habrá que llamar al de “Cuarto milenio” para que lo investigue)

Habría sido digno de ver, toda la ropa de todas las vacaciones empapadas en after sun. Mirándolo por el lado bueno, si te quemas, poniéndote esa ropa, te calmaría al instante, pues no va a ser mala idea…

La siguiente imagen es la patosilla llenando la bañera del hotel para lavar la ropa con gel de ducha (lo raro es que no hubiera caído de cabeza dentro de la bañera), y tendiendo como podía la ropa, le quedó totalmente arrugada, ya que ella la llevaba toda bien planchada, doblada y perfecta.

Según me ha comentado, las manchas no se fueron, y hay alguna que otra foto que lo demuestra.

Menos mal que la mayoría de rato estuvo en playas!!



{5 agosto 2009}   Labios azules

Cada uno tiene su propio look, cada chica tiene sus secretos para maquillarse, pero ella, parece ser que quería probar un nuevo pintalabios de color azul inconscientemente, quizá algo así:

a

Nos inscribimos a un curso presencial de viernes tarde, ella ya de por sí con su manera de ser, pues siempre se olvidaba hojas para tomar apuntes y/o bolígrafo para escribir, así que me pedía (gorroneaba) tanto folios como bolis. Le dejé un bolígrafo azul de gel, y por instinto, como hacemos muchos, al llevar un rato aburridos “escuchando” al profesor, siempre acabamos con el bolígrafo en la boca sin acordarnos si es nuestro o no…

A media tarde, después de haber hecho un descanso en el curso hacía poco, me giro para decirle una cosa, cuando veo sus labios totalmente azules, lo que me hace reaccionar y decir directamente: “Corre y vete al baño”, ella toda nerviosa me pregunta por qué, qué es lo que pasaba, pero yo ya empezaba a llorar de la risa y no podía contestarle, y sólo podía decirle “Vete al baño y mírate en el espejo”.

Así que ella sacó de su bolso, después de revolver en él un buen rato de lo grande que era, un espejo pequeño para mirarse y se dio cuenta de lo que pasaba, consiguió limpiarse con toallitas, pero el hecho continuaba ahí, yo casi llorando, ella también, intentaba decirle algo pero no pude, casi me tengo que ir de clase.

Una vez calmados y ya pudiendo hablar, ella me dijo “Creí que me decías que me fuera al baño porque me olía el sobaco!”, esa fue otra de sus salidas que no esperas que te diga, así que volví a casi llorar.

Es única, la verdad, me dolía hasta el estómago de reír ese día, fue una buena manera de empezar el fin de semana

Lógicamente, me quedé sin bolígrafo, ME DEBES UNO!



{4 agosto 2009}   Los pájaros

En 1963 se estrenó la película “Los pájaros” de Alfred Hitchcock, protagonizada por Tippi Hedren, madre de Melanie Griffith; quién más y quién menos, conocerá algo sobre esta película y los famosos ataques de los pájaros sobre el pueblo y sus habitantes…

b_1316_1

Pues bien, con “la patosilla” pudimos presenciar el remake de la película:

Una mañana, entra ella en la oficina de trabajo tapándose la nariz con un pañuelo y sangrando, todos la miramos y le preguntamos qué le ha pasado…

En el piso de abajo hay unas jardineras con plantas y árboles, el edificio está cerrado por una cúpula de cristal que deja entrar la luz del sol, al parecer se había colado por la puerta de entrada un indefenso y pequeño pajarillo, estaba asustado, en el suelo, piando, pidiendo ayuda y auxilio… “La patosilla” con toda su buena fe fue a recoger al animalillo para sacarlo a la calle y que volara en plena libertad, pero el pajarillo se agarro con sus pequeñas patitas al dedo de la patosilla y empezó a clavarle las uñas totalmente asustado, la patosilla zarandeó la mano con fuerza para quitarse el pájaro clavado a sus dedos, pero por mucho que moviera con fuerza la mano, más se clavaba hasta el punto de que pasó la mano cerca de su cara y le picó la nariz hasta hacerle sangre.

Ella salió corriendo y zarandeando el brazo hasta la calle, me habría gustado presenciar completamente la historia y también ver la cara de los espectadores que había en el pasillo. Al llegar a la calle, tuvo que darse ella misma varios golpes en el brazo con una pared para ver si se asustaba el pájaro.

El pobre e indefenso animalillo se acabó asustando y echando a volar hacia su libertad.

Si le preguntamos a la patosilla sobre el gorrioncillo nos diría “QUE NO ERA UN GORRIÓN, YO NO SÉ LO QUE ERA ESO”, ¿quizá era un buitre camuflado?, ¿quizá una cría de águila?, nunca lo sabremos, sólo sé que llegó con las manos llenas de arañazos, curándose las heridas y con picotazos en la nariz…

Me impactó y mucho, lo reconozco, quizá sea la historia que más me impactó



Bienvenidos al nuevo blog de la patosilla.

Éste es el nuevo blog sobre la vida de mi amiga y compañera de trabajo, la persona más patosa que he visto en mi vida, parece mentira que tantas cosas le puedan pasar a la misma persona.

Cabe decir que este blog ha sido creado con su consentimiento y sabe de su existencia, y ayuda explicándome una y otra de sus patosidades, algunas de las cuales yo también he vivido, incluso se me han saltado las lágrimas cuando me las ha explicado, a veces son tan surrealistas que parecen mentira, pero aseguro que ella es así.

De sus “hazañas” se podría escribir un guión para una película, un libro, o mejor, una trilogía, incluso tres trilogías y seguro que quedarían cosas en el aire sin explicar.

Es difícil saber por donde empezar a contar. Así que iré poco a poco

Empezamos…



et cetera